martes, 25 de agosto de 2015

CARACOL VS. RCN verguenza colombiana

Quiero compartirles este documento, que ya es un clamor nacional.
En el Hay Festival, asistí a un conversatorio entre varios editores europeos y una de las preguntas que debatieron fue: 
Qué se necesita para que un autor latinoamericano tenga éxito en Europa? Respuesta:  Que el marco de referencia sea sentimientos, no droga. 
Dijo que Europa está cansada de la droga y que si el autor es Colombiano, peor!!!
Los sentimientos están de moda.  Basta con mirar los comerciales de hoy. 
 
Me permito enviarles un documento crítico muy interesante enviado por alguien a RCN y CARACOL.  El autor infortunadamente no da el nombre, pero lo divulgo porque comparto su crítica. Es un poco largo pero vale la pena leerlo y divulgarlo.
 
Por nuestro país y la cultura de COLOMBIA!!!
No más narco-novelas, narco-series, y narco-películas.
NO MÁS NARCO-TELEVIDENTES, NI NARCOAFICIONADOS.
 
NO MAS:
"LA VIRGEN DE LOS SICARIOS",
"LA VENDEDORA DE ROSAS",
"MARIA LLENA ERES DE GRACIA",
"SIN TETAS NO HAY PARAISO",
"EL CARTEL DE LOS SAPOS",
"SOÑAR NO CUESTA NADA",
"LOS PROTEGIDOS",
"LA VIUDA DE LA MAFIA",
"PANDILLAS, GUERRA Y PAZ",
"EL CAPO",
"LAS MUÑECAS DE LA MAFIA"
"LA BRUJA",
"CORREO DE INOCENTES",
"TRES MILAGROS"…
 
Entre otras porquerías, han servido de reafirmante y de estimulante para que ante el resto del mundo Colombia sea visto como un nido de ratas, y por ende que los colombianos que viven en el extranjero sean discriminados, marginados, maltratados, agredidos moral y físicamente, mirados como personas que son un peligro para quienes los rodean, por las supuestas "mañas", malas costumbres y negocios raros que al parecer todo colombiano lleva consigo.
Estas producciones antes mencionadas, han sido hechas con el pretexto de "mostrar nuestra realidad".
 
Esa no es la razón que los motiva; lo único que quieren es llenarse los bolsillos a costa del deterioro de la dignidad y la reputación de nuestro país, porque saben el morbo de los extranjeros y de muchos colombianos por ver todas esas situaciones basadas en una situación negativa del país, que los distrae y los llena de emociones fuertes...
Venden unas historias disfrazadas que son "balazos" para la publicidad de Colombia ante el concierto internacional.
 
A causa de la reacción del cantante Fonseca, por la canción de don Omar en que relaciona a Colombia con la coca, en un foro de internet decía: "colombianos hipócritas, de qué se quejan, si ustedes eso es lo que muestran en sus programas de televisión: muestran que Colombia es la cuna de las drogas".
Así, cada vez que un colombiano entra a una sala de chat o a un foro en la red, es señalado, insultado, lo tratan de rata, de narco, de asesino a sueldo.
Eso es lo que promocionan Caracol y RCN a través de la pantalla.
 
Lo mismo cuando el colombiano llega a otros países.
En EE.UU. al periodista "Pirry", al momento de entregarle un premio en un evento importante, el anunciador antes de mencionar la palabra "Colombia" se movió varias veces la nariz, haciendo como si hubiera terminado de consumir cocaína.
Ésas son cosas que duelen, que dan rabia... Pero qué se puede hacer, si éso es lo que muestran en la televisión para el mundo estas cadenas y nuestra mal llamada literatura.
 
¡Gracias Caracol Televisión!,  ¡Gracias RCN, por hacer posible el repudio del resto del mundo hacia nosotros!. 
Parece que no pueden inventar otra cosa, o es que simplemente no lo hacen porque ¿temen no atrapar a la audiencia nacional e internacional que desean?.
Parece mentira: Colombia tiene una pésima imagen a causa del narcotráfico, la violencia y la corrupción de algunos funcionarios del estado y, sin embargo, ¡¡¡ la televisión y el cine colombiano colaboran para empeorarla  aún más!!!
 
¿Por qué mejor no crean producciones que ayuden a contrarrestar nuestra mala reputación, mostrando todas las virtudes, cualidades y cosas positivas que tiene nuestro país y que tenemos nosotros?
 
Ya estamos cansados de  todo lo que la TV nacional y el cine de aquí hacen siempre de manera reiterativa: narcotráfico, mafia, traquetos, prostitutas, sicarios, corruptos, avivatos, matones, mulas, jibaros, drogas, ladrones, trampas, etc.
 
Ustedes, detrás del pretexto barato y trillado de mostrar la realidad de Colombia, se enriquecen a causa de la desgracia y la miseria del país, porque las tramas de sus productos audiovisuales se basan siempre en eso, pero ¿Cuál realidad del país? ¿Acaso esa es la única realidad de nuestra patria? Pongamos todos un grano de arena para que esto cambie; ustedes exportando esas novelas y esas series a los otros países, no ayudan en nada.
 
Simplemente están llevándole una mala publicidad de nuestra tierra y de nuestra gente al resto del mundo.
Esa ambición de tener mayor "rating", de obtener millonarios ingresos y de derrotar al otro canal, ha hecho que piensen en todo, menos en las personas que ven sus porquerías de producciones.
 
Recuerden que aparte de la gente bien formada, con bases sólidas en buenas costumbres, ética, valores y moral, que han recibido una buena crianza por parte de sus familias y que por ende tienen un criterio formado y una personalidad definida, también hay otros millones de personas ignorantes, carentes de personalidad y desafortunadas que no tienen una familia ideal que pueda formar en ellos un criterio sólido que les permita discernir entre lo que conviene y lo que no conviene, y que al vivir en la pobreza y en la miseria, ven en esos personajes de televisión los modelos de vida a seguir, copiando sus acciones característicasy sus actitudes; hasta empiezan a hablar igual que la cantidad de bandidos que salen en los dos canales privados, para ver si logran algún día  ser "capos" también y ganar millones con negocios, no importa que sean turbios, todo por salir de la pobreza en la que viven.
 
No vengan ahora con el argumento de que los padres de familia son responsables de lo que ven o no ven sus hijos, porque ustedes bien saben que Colombia tiene una alta degradación social, donde muchísimos padres no garantizan el bienestar y la buena formación de sus hijos.
Ustedes son conscientes de eso, porque tienen un noticiero que todos los días lo reconfirma y en el que el contenido de violencia y maldad es más que suficiente para ampliarlo a través de sus poco creativos programas.
 
Así que en vista de ese vacío formativo por parte de los hogares, ustedes como medio masivo de televisión deberían aportar un grano de arena, para que los niños y jóvenes por lo menos aprendan alguna cosa buena.
 
Lo más cínico de todo es el horario en que dan esas "bazofias": en horario familiar, cuando todos están frente al televisor pero esto es intencional, obviamente, para atrapar una mayor audiencia.
 
A ustedes les importa un comino si los niños y los jóvenes, esto incluye a los suyos propios, aprenden todas las porquerías y las barbaridades que ustedes enseñan; a RCN y Caracol lo único que les importa es el "rating", es llevarse por delante a la competencia. Es una competencia salvaje y desenfrenada, y, como reza el refrán, "en la guerra como en el amor, todo se vale", pues acá se vale inventar cualquier tipo de situaciones y tramas, llenas de anti valores, donde no importa el contenido, con tal de atrapar la mayoría en audiencia, y si es posible la totalidad.
 
Ustedes están dañando la mente de los más pequeños, y de esas personas, que una vez adultas carecerán de personalidad y criterio, y de manera incalculable, están contribuyendo a la degradación de nuestra sociedad.
 
Qué lejos estamos de la TV. de los 80's., hasta comienzo de los 90's., donde se realizaban producciones extraordinarias sin recurrir al sexo barato y a la violencia y se ponían de manifiesto nuestro valores culturales, literarios y folclóricos...
 
Como extrañamos a directores integrales como:
 
Jorge Alí Triana,
Julio César Luna,
David Stivel,
Keppa Amuchastegui,
Pepe Sánchez
 
Ellos hicieron grande nuestras producciones y por ellos fuimos conocidos en el exterior... para que hoy los dueños del Biopolio (RCN Y CARACOL) hayan vendido nuestra identidad entregándose al mejor postor, MÉXICO... ¡¡qué daño nos ha hecho!!, los mexicanos nos convirtieron en su producto, porque el nuestro les estaba haciendo daño a nivel internacional.
 
¿Dónde están los que hicieron:
 
PERO SIGO SIENDO EL REY,
SAN TROPEL,
CABALLO VIEJO,
GALLITO RAMÍREZ,
LA CASA DE LAS DOS PALMAS,
LA POTRA ZAINA, ETC.? ... Y que tuvieron todo el raiting del mundo... en algunos casos, hoy, insuperables.
 
Escuché alguna vez a un niño decirle a su padre que no era justo que la policía capturara al "capo", del canal RCN.
¿Qué bonito, no? Un pequeño niño, en su inocencia, preocupado por un mafioso de la novela; un niño que está empezando a odiar a esos policías porque quieren detener al bandido de la trama "el capo".
Miren, miren con este ejemplo todo lo que están creando en los chiquillos.
 
Unos jóvenes comentaban cómo les gustaría ser narcos, ser traquetos, porque prefieren vivir una vida corta, aunque en cualquier momento los maten, pero rodeados de dinero, lujos y comodidades, a vivir 90 años ganando el salario mínimo.
 
Dense cuenta la percepción de la vida que están creando en los jóvenes, que, desafortunadamente, no tienen guías en su vida, que no tienen padres o familiares que les enseñen a vivir como debe ser, o que si bien los tienen, esas personas no les garantizan una buena formación como personas.
Cuántas niñas desean ser muñecas de la mafia, para tener todo lo que a ellas se les antoje, sin tener que trabajar, pero esta conclusión se da por la pobreza y la miseria económica y espiritual en la que viven y por no tener opciones en educación, ni alternativas laborales; se arriesgarían a entrar en el oscuro mundo de la mafia y el crimen organizado.
 
No crea que algún día uno de nosotros tendrá que vivir en su familia esta lamentable situación que nosotros mismos hemos promulgado al ser pasivos espectadores.
Prepárense porque "lo que se siembra se recoje".
 
Por medio de estas "basuras" de programas le están mostrando a la juventud y a la niñez, formas de vida, que si bien son arriesgadas y peligrosas, son sinónimos de millones de dólares. ¡¡¡Qué gran daño le hacen a Colombia los dos canales privados y el cine nacional, y nosotros los seguidores de estas baratijas. Ellos ensucian aún más la imagen de los colombianos ante el mundo, contribuyen a la enorme degradación social y pisotean las instituciones estatales...
Se enriquecen a causa de la desgracia, el infortunio y la miseria del país!!!
 
Sigan, sigan acabándonos y acabándose ustedes, porque al fin y al cabo también son colombianos.
Sigan vendiendo esa mala imagen, sigan dañando mentes inocentes, sigan influyendo en personas ignorantes y débiles, sigan acabando la televisión como tal, porque, desde que salieron al aire, estos dos canales, la TV colombiana ya no sirve.
 
Con gran desverguenza van por el mundo llevando sus películas, sus series y sus novelas nutridas de la mala suerte del país más rico de América, pero no rico económicamente, sino por todo lo valioso y no exaltado que contiene.
 
De qué sirve que haya tantos artistas triunfando en el mundo, deportistas colombianos exitosos en otras naciones, de qué sirve que Colombia exporte tantas cosas excelentes y tantas personalidades sinónimo de éxitos, si ustedes empañan todo eso con sus programas.
 
Aquí estos dos canales monstruos de la TV colombiana no tiene nadie que los vigile, ni controle.
Ellos hacen lo que quieren, llevándose por el medio a la sociedad y al buen nombre de nuestro país.
 
Por eso es que desgraciadamente estamos tan mal como estamos.
¿Será que el Ministerio de Comunicaciones y la Comisión Nacional de Televisión están recibiendo su "mordida" para pasar estas groserías de programas?
Y dónde está el defensor del televidente?
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario